You make me feel alive

4 de febrero de 2011

¿Atendiendo a los demás?

.
-¿Te gusta este trabajo? -preguntó él.
Tú le respondiste:
- Me encanta.
Él insistió:
- Pero ¿que te digan que le empieza el dolor por el hombro derecho, le baja por la espalda pero muy por dentro y le termina en la cadera izquierda, donde siente unos pinchazos insoportables, ay, qué dolor?
- Sí.
Él seguía preguntándote:
- ¿Y lo que más te gusta?
- Lo que más me gusta es el Alzheimer.

¿Música perturbadora?


Tu respuesta -"Lo que más me gusta es el Alzheimer"- le había dejado sin habla.
Entonces eras tú quien dirigía la conversación:
- Me gusta porque veo cómo se mejora un día y, aunque después se vuelva atrás, la recompensa no tiene precio. Yo lo noto... Se nota todo mucho más que en la vida... normal.



Grandes interpretaciones y un nudo en la garganta.

Él, ya repuesto de su menisco ligeramente pero todavía atónito, con la lengua perdida en otro mundo, deseó -por un segundo- sufrir esa enfermedad (u otra de esas que llaman raras) durante una tarde en que tú le visitaras.

Un motivo importante





.



6 comentarios:

  1. Estoy leyendo esto al mismo tiempo que alguien de USA (Ostn Tekses??). Qué emoción!

    Me gustan los nombres de la etiquetas. El texto, no se sabe si es un warrascandal (crazy little thing called love??) o un algo admiratorio, pero gusta mucho. Y la canción de los...brasileños!! está chulis. Me dices que es del 83 y me lo creo todo todo.

    Besetes

    ResponderEliminar
  2. La capacidad de condensación que este blog va adquiriendo en cada entrada me inquieta y atrae; cada vez se parece más a una película de Lych; y hablando de buen cine, con estos enlaces me descubriste la hipnótica perspectiva que de los malos tratos tenía Buñuel con la fantástica "Él" y ahora me recuerdas otra maravilla, un ejemplo de lucha y sacrificio por amor lleno de dignidad como "Lorenzo's Oil"

    Healthy Kisses

    ResponderEliminar
  3. Su singular entrada sobre enfermedades me ha recordado una anécdota, quizás apócrifa, de David Bowie: un reportero descubrió que tenía un hermano, no sé si gemelo, recluido en una clínica psiquiátrica. Bowie jamás iba a verlo. Cuando el periodista le preguntó a Bowie porqué no visitaba a su hermano, le contestó: Temo que me dejen dentro.
    Un abrazo, jovial Polo.

    ResponderEliminar
  4. .
    ¡Oh, ah, Teodoro! Que lo disfrutes en salud.

    Alguien lee desde los States, en San Antouniou, cerca de Oostn, Tekses, y no tengo idea de quién puede ser, porque mi amigo texano se fue a Florida...

    A la hora de insertar una canción en este texto más patológico de lo habitual, la que venía en seguida a la mente era "Shake the Disease", de Depeche pero... no, no era el tema. Encontré esa ochentaytresada de esos Plastique Noir (errata en goear): como no entiendo ni papa de la letra, seguro que encaja.

    Atención, que el título es "Desire and Disease" y una cara B ab so lu ta men te ma ra vi llo sa de Soft Cell era "Disease and Desire", uno de los mejores títulos del universo y un contenido musical muy Marc and the Mambas. Es decir, sublime.

    La historia es un algo admiratorio a raíz de una frase realmente epatante. Lo dijo la fisioterapeuta que me cuidaba la rodilla acompañándose de una sonrisa tranquila que le iluminaba toda la cara.

    Besones.
    .

    ResponderEliminar
  5. .
    ¡Salud (ejem), Alfuerte (más ejem)!

    Sí: se trata de concisión. Más que nada porque de tiempo andamos fatal -muy poca originalidad en esta frase, lo asumo. Pero en Sensualista me recorría todos y cada uno de los cerros de Úbeda y eso que suprimía párrafos enteros.

    Cine, pelis y films. Qué buena Él, ¿verdad? Tiene escenas antológicas. Lynch me gusta mucho, claro.

    Ahora toca El aceite de la vida, que podría titular un reportaje sobre la recogida de la aceituna pero ¡oh, sorprendentes traductores de películas en Ep-paña! resulta ser Lorenzo´s oil.

    Ya te he contado que lo que podría ser el muermo de los muermos se convierte en una gran película. Me gusta la lucha de dos novatos en materia medicinal por descubrir, investigar y -por eso escogí esa parte de la peli- divulgar sus averiguaciones.

    El 4 de febrero -hace nada- fue el Día Mundial Contra el Cáncer. No he vivido ningún cáncer horrible ni ningun Alzheimer cerca de mí y ya le concedo mucha importancia.

    Mientras el 28 de febrero se celebra en algunos sitios cantando himnos (¿Ha vuelto el patriotismo o es que nunca se fue?), en otros se acuerdan de los que sufren enfermedades minoritarias. Se lo merecen.

    HyperHealthyKisses.
    .

    ResponderEliminar
  6. .
    ¡Buenas y saludables tardes ex-convaleciente Microescritos!

    Aquí se salta de las enfermedades a la paranoia familar de nuestro Bowie. En muchas biografías de este se menciona a su hermano encerrado en el psiquiátrico. Parece que es verdad y me suena que se quitó la vida a mediados de los 80.

    El Camaleón tiene un temita muy chulo de 1993 -fue single- que trata de los psiquiátricos y los impulsos suicidas y que se titula "Jump They Say". Mi traducción es "Me dicen que salte". Voilà!

    Saludos (ejem).
    .

    ResponderEliminar